30 ago. 2012

Memphis Depay

Holanda siempre se ha caracterizado por tener equipos en los que el fútbol base es un pilar básico. PSV, Ajax o Feyenoord siempre han tenido muy buenas canteras de jugadores que han servido para abastecer las necesidades del primer equipo. O para llenar un poco las arcas del club, según se requiera. Hoy os voy a hablar de un jugador del PSV que está empezando a destacar y su futuro es bastante prometedor, Memphis Depay.

Memphis Depay es un futbolista que nació en Holanda hace 18 años. Viste la camiseta del PSV y juega como extremo zurdo. El PSV es un histórico de Holanda, solo le supera en títulos el Ajax, el equipo por excelencia del fútbol holandés. En la temporada 2011/12, el PSV quedó 3º, tras hacer un gran arranque de temporada y llegar a ponerse líder en varias ocasiones con el ex-entrenador Fred Rutten. Pero a mediados de marzo y debido a una serie de derrotas que condenaron al equipo, la directiva decidió despedirlo y nombrar momentáneamente en su puesto a un histórico de los rojiblancos, Phillip Cocu. El equipo mejoró ligeramente, ganó 9 partidos, empató 1 y perdió 2 de 12 encuentros. Además, el PSV logró la KNVB Beker, la Copa de Holanda. Esta temporada, estaba claro que Phillip Cocu no iba a continuar, el holandés tomó las riendas solo de forma provisional, y el elegido para hacerse cargo del equipo ha sido Dick Advocaat, aunque su Eurocopa con Rusia no ha sido la mejor, precisamente. Hablando de la Eurocopa, la penosa imagen dejada por Holanda, ha dado lugar a toda clase de críticas, aunque la más generalizada y la que yo apoyo también, es que los tulipanes necesitan un cambio generacional. Quizás en este cambio generacional puedan entrar escena jugadores más jóvenes como Luuk de Jong, Wijnaldum, Jordy Clasie e incluso el mismísimo Depay.


Depay nació en Moordrecht, un pequeño municipio situado a unos 20 km de la ciudad de Rotterdam. Allí empezó a dar sus primeras patadas a un balón, concretamente en el equipo amateur de dicho municipio, el VV Moordecht. Pronto se le vio madera de gran jugador y empezó a destacarse sobre los demás. A los 9 años lo fichó el Sparta de Rotterdam, uno de los principales clubes de la ciudad de Rotterdam junto con el Feyenoord. En el Sparta sólo estuvo 3 años, el tiempo que tardó el PSV en llevárselo a su academia en el año 2006, cuando sólo tenía 12 años. En la academia se siguió formando como futbolista, mientras soñaba ser una gran estrella del siempre difícil mundo del balompié. Y fue en septiembre del año pasado cuando le llegaría la gran oportunidad de debutar con el primer equipo en Copa, era el escenario ideal para él, jugaba ante el VVSB, un equipo de Topklasse (2ª B española) y era titular. A los 20 minutos, Depay ya marcó su primer gol, el equipo acabó ganando con un contundente 0-8 al modesto rival. Quizás, tuvo el debut soñado para cualquier jugador: Titular, marcas gol y tu equipo golea. Poco a poco empezó a entra más en las convocatorias (Incluso llegó a entrar en una convocatoria para un partido de Europa League, pero no consiguió saltar al terreno de juego), y el holandés acabó jugando 8 partidos de liga y 3 de copa, marcando 4 goles en 11 encuentros en su primera temporada. Sus cifras no son nada malas, todo lo contrario, son muy buenas para un debutante de 18 años como él teniendo en cuenta que no es un delantero centro.

A pesar de ser diestro, Depay se desenvuelve mejor por la banda izquierda y es ahí donde habitúa a jugar en el PSV. Es un futbolista que siempre deja muestras de calidad, de esos que les gusta lucirse sobre el terreno de juego, aunque a veces ese afán de protagonismo le provocan ser demasiado individualista, y lo que es peor, pérdidas de balón. Es eléctrico, rápido, escurridizo, desequilibrante y desborda a los rivales con una facilidad pasmosa. Tiene una habilidad con el esférico en los pies fascinante, capaz de hacer inimaginables filigranas con la pelota. Suele utilizar su altísima velocidad para armar contragolpes muy peligrosos para el equipo rival. Su efectividad de cara a portería es bastante alta, suele definir con tranquilidad y la mayoría de ocasiones de las que dispone suelen acabar en gol. A pesar de todas estas virtudes, todavía tiene muchas cosas que aprender, como por ejemplo, su participación defensiva. Habitúa a ayudar mucho a su defensor con las subidas del lateral, pero un mínimo despiste en su marcaje le puede suponer a su equipo un gol en contra, por eso la concentración y el estar metido durante los 90 minutos en el partido es algo que debe ir mejorando poco a poco.

Ha sido internacional Sub-17 y Sub-19 con Holanda, siempre con grandes cifras goleadoras. En ambas categorías tiene el mismo promedio goleador, 0.5 tantos por partido. En la Sub-17 ha jugado 16 partidos y ha marcado 8 goles, mientras que en la Sub-19 han sido 6 encuentros anotando 3 goles. Además, el año pasado conquistó el Europeo Sub-17, ganando en la final a Alemania por 2-5, con un gol incluido de Memphis Depay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario